lunes, 11 de diciembre de 2017

NARRATIVA Y VERBOS DEFECTIVOS


    La historia  que escribáis tiene que ser narrada, nada de diálogo. Aunque los verbos defectivos son los que aparecen en el ejercicio, y el marco viene dado por la imagen, los hechos que contéis deben variar de unos a otros, así que nada de copiaros y ni una sola falta de ortografía, ¿vale?   
 

17 comentarios:

  1. Todos los años, mi familia y yo, solemos acampar dos semanas en unas montañas. La última vez que fuimos al llegar, había poca nieve.Sin embargo, el segundo día, al atardecer, comenzó una fuerte tormenta. Al principio solo tronaba y relanpagueaba, después, empezó a nevar. Nevaba tan fuerte que tuvimos que refugiarnos en la tienda de campaña. Desde entonces, solemos ir en unas fechas en las que nieve menos.

    ResponderEliminar
  2. Cada invierno, mis tíos y primos, se van al campo cerca de dónde viven y pasan allí una o dos semanas acampando. Les gusta mucho estar ahí en invierno porque antes de que vayan nieva y suelen ver el amanecer todos los días. Aunque a veces truene o relampaguee se lo pasan genial. El año pasado me llevaron con ello, fue genial haber podido ir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En vez de amanecer quería poner atardecer.

      Eliminar
    2. Un día mi familia y yo fuimos de casa rural a un pueblo a lo alto de unas montañas. Legamos al atardecer, justamente cuando estaba tronando y relampagueando. Ese día no pudimos visitar el pueblo, siempre solemos dar un paseo para conocer las calles tan bonitas. Al día siguiente al mirar por la ventana vimos que estaba todo nevado y habían puesto todos los habitantes unas luces muy bonitas, un árbol y un portal de Belén de navidad. Sin haber desayunado salimos muy rápido a la calle para verlo desde mas cerca. FIN :)

      Eliminar
  3. Cuando sea mayor y pueda salir con mis amigos me gustaría ir de acampada a la montaña.
    Me gustaría pasar una vacaciones en una tienda de campaña al lado del fuego viendo nevar.... y que se formara una tormenta, que tronara y relampagueara y que después hubiera atardeceres tranquilos para poder contemplar el bello paisaje.
    Cuando nieva suelo hacer muñecos de nieve porque me gusta mucho y me divierte por eso mi sueño es realizar este viaje.

    ResponderEliminar
  4. Casi todos los inviernos solemos ir a la montaña cuando nieva,
    una vez estábamos en la tienda de campaña,empezó a tronar y relampaguear.
    A veces hay San Bernardos por las montañas para rescatar a gente que esté herida o atrapada.
    Pero lo que más me gusta es ver el atardecer.

    ResponderEliminar
  5. La clase de 6º fue a una excursión. Cuando íbamos en el autobús había una gran tormenta que no paraba de tronar y relampaguear y el autobús volcó.Teníamos que haber parado antes, pero el conductor siguió hasta el atardecer.
    Nos tuvimos que acampar toda la clase en una gran montaña, en la que no paraba de nevar.como en todas las acampadas que hicimos, solemos hacer una hoguera para no morir de frío.El día terminó un equipo de rescate nos rescató.¡nos salvamos por los pelos!

    ResponderEliminar
  6. En este puente, decidimos mi hermana y yo ir a una sierra a acampar. El día amaneció con las cumbres nevadas, salimos a caminar entre los pinos, empezó a relampaguear y luego a tronar, no había claridad, hicimos una hoguera al atardecer cuando paró la tormenta, como solía hacer mi hermana cuando acampaba con sus amigos en el valle.

    ResponderEliminar
  7. El equipo de rescate iba a cumplir una misión en la montaña.
    Un grupo de montañeros salió de excursión a la montaña cuando fueron sorprendidos por grandes relámpagos y truenos y se perdieron.
    Una gran nevada hacía que fuera imposible encontrarlos. Tuvieron que ayudarse de los perros guía que solían conocer esa montaña. Al atardecer, un perro encontró un gorro de un montañero y comenzó a ladrar. El grupo de excursionistas oyó los ladridos del animal y salieron de la cueva en la que estaban refugiados y regresaron a casa sanos y salvos.

    ResponderEliminar
  8. La semana pasada Laura, Carla y yo fuimos de acampada a Sierra Nevada. Cunado llegamos allí empezó a relampaguear y a tronar. Al cabo de unas horas empezó a nevar. Al atardecer había nevado un montón. No pudimos esquiar como siempre solíamos hacer. Fue un fin de semana muy divertido.

    ResponderEliminar
  9. Cuando fuimos de acampada nos paso de todo durante nuestra estancia en la montaña nos paso de todo nevo,trono y relanpagueo.Haber ido a esa montaña fue un desastre.Soliamos quedarnos mas tiempo pero viendo las condiciones nos marchamos al atardecer.

    ResponderEliminar
  10. Una tarde fui de acampada con Iván.Estábamos allí y empezó a tronar y a relampaguear. Creíamos que ya no iba a tronar y relampaguear más pero de repente al atardecer comenzó a nevar.Solíamos quedarnos mucho tirmpo pero hubo que irnos a casa.

    ResponderEliminar
  11. Estaban unos cuantos exploradores en la montaña más alta del planeta. Cuando habían preparado la hoguera y la tienda de campaña, nevó. Como era una tormenta, tronaba y relampagueaba el tiempo. Después, ellos solían salir al bosque cercano que había, pero estaba atardeciendo y oscureciendo.

    ResponderEliminar
  12. Un fin de semana fui a la montaña y vi un atardecer, de repente oí un trueno y vi varios relámpagos. Nos metimos a la tienda de campaña para refugiarnos y nos tomamos un chocolate calentito.
    A la mañana siguiente estaba todo nevado y empezamos a hacer un muñeco de nieve, nos tiramos bolas de nieve, hicimos angelitos... Pero no pudimos hacer la barbacoa que solíamos hacer otras veces cunado íbamos a la montaña porque hacía muchísimo frío.
    La próxima vez habrá que venir mejor preparados por si nos pilla otra nevada, tormenta...

    ResponderEliminar
  13. Paula y yo nos fuimos un día a pasear por Los Pirineos (ganamos un viaje para 7 personas e invitamos a su familia). Entonces empezó a tronar y más tarde a relampaguear. Ella y yo nos asustamos y corrimos hacia la caseta.Nos acordamos de que en esa fecha solía nevar así que nos acostamos pensando en que al día siguiente nevaría. De repente, mi hermana Abril nos despierta alegre "¡Qué nieva, qué nieva, jupiiii!" y de un salto nos despertamos, nos vestimos con ropa de invierno y salimos a hacer angelitos y muñecos de nieve, nos lo pasamos superbien.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.